Ciruela damascena

Frutas de la huerta
Ciruela damascena (Frutas de la huerta)

Damascena: una ciruela que anuncia el otoño

La ciruela damascena o quetsche (en francés) es una variedad con piel azulada y morada y con una pulpa dorada y a veces ligeramente rojiza. Su cultiva en las regiones francesas de Alsacia, Franco Condado y Lorena, así como en Bélgica, Luxemburgo, Alemania, Suiza y Austria. En Canadá se ha adaptado al corto verano y se la denomina ciruela azul. Su nombre en francés es, según los lingüistas, de origen luxemburgués o alemán: “zwetsche” o “zwetschge”. Sus orígenes también son objeto de debate entre los botánicos: algunos afirman que procede de cruces de “Prunus domestica” de origen europeo y caucásico, y otros sostienen que vendría de “Prunus insititia”, la ciruela de Damasco que llegó hasta Francia desde el Oriente Medio por los soldados de las cruzadas. De ahí la expresión francesa “pour des prunes”, “por ciruelas”, que viene a significar: mucho lío para al final no obtener gran cosa. No obstante, las ciruelas damascenas son muy útiles en todo tipo de cocina. Con su carne firme, su fragancia a violeta y su sutil equilibrio agridulce, se aprecian tanto en ensaladas, como tartas o en el pan de especias. Se emplean asimismo como guarnición con caza y carne, y sus raíces orientales subliman el “Tajín”. Como maduran en septiembre marcan la transición entre el verano y el otoño y el brandy que con ellas se obtiene nos permite saborear su fragante y exaltante esencia.

Productos congelados

Descubra el sabor Les vergers Boiron en todas sus formas congeladas para todas sus inspiraciones y necesidades.

Recetas con el sabor a ciruela damascena

Chefs del mundo entero comparten una selección de recetas con este sabor, para que encuentre inspiración en pastelería, heladería, cocina y en la elaboración de cócteles.

Combinaciones de sabores

Algunas sugerencias para asociar sabores y realzar sus cualidades gustativas, texturas y colores.