“Nuestra mayor fuerza son nuestras convicciones, y, en particular la exigencia de la calidad.”

“Nuestra mayor fuerza son nuestras convicciones, y, en particular la exigencia de la calidad.”

Desde hace más de 30 años, va Les vergers Boiron tejiendo su tela a escala internacional. Tanto obró que, en la fecha, el especialista de purés de frutas y verduras realiza el 80% de su cifra de negocios fuera de Francia. Una proeza para esta empresa familiar que sigue anclada en la región francesa del Valentinois.

¿Cómo empezó la conquista internacional por parte de Les vergers Boiron?

Esto empezó un poco de casualidad a principios de los años 80. Un importador japonés que había oído hablar a varios Chefs de nuestros productos, contactó con nosotros para pedir unos cien kilos de purés de frutas. A continuación, fueron Chefs franceses contratados en el extranjero, que nos llevaron en sus maletas. Utilizaban nuestros productos desde hacía tiempos y querían seguir incorporándolos a sus recetas. Así pues, empezamos a desbrozar el mundo en su estela.
 

A lo largo de los años 90, la empresa decidió acelerar el desarrollo de sus exportaciones dotándose de estructuras dedicadas.

Así es. Sentimos que existía un verdadero potencial para nuestros productos a escala internacional. Por tanto, rápidamente, montamos un servicio de exportación que se ha ido ampliando poco a poco y que se reestructuró en 2009. Actualmente, tenemos unos quince servicios dedicados a exportación, entre los cuales, 5 en Asia y 2 en Estados Unidos. También hemos contratado a un Chef pastelero, Gaël Etrillard, para el Hotel de prestigio Raffles de Singapur. Embajador de nuestros purés y coulis en Asia, los utiliza en el marco de demostraciones destinadas a grupos de profesionales o estudiantes, o en el marco de reuniones personalizadas de los consejos de grandes empresas. Tanto en Asia como en otros continentes, también trabajamos con cocineros, pasteleros o mixólogos para celebrar eventos de misma índole o mostrar la amplitud de nuestras gamas y todas las ventajas que presentan nuestros productos participando en ferias u otros eventos profesionales. Le damos mucha importancia a esta proximidad con los Chefs, porque nuestro propósito es ayudarlos y animarlos a crear suministrándoles ingredientes de calidad.
 

Equipos internacionales que siguen la evolución de las normas sanitarias en los distintos países.

Nuestros equipos internacionales realizan, de hecho, una muy importante labor de vigilancia, ¡dado que operamos en la fecha en 80 países distintos! También son valiosos copartícipes  nuestros importadores para llevar a cabo esta misión que no es nada simple. Asimismo, si bien procuramos que nuestros productos transformados sean lo menos tratados posible, algunos países imponen requisitos particulares. En tal caso, instauramos  cadenas específicas de abastecimiento para responder a sus pliegos de condiciones. También obramos por que el etiquetado de los envases cumpla con los criterios locales. Para manejar esta creciente complejidad,  necesitamos que toda la empresa se ponga manos a la obra: comerciales, responsables del marketing o servicios de compras, como acabamos de verlo, involucrando ahora, también a un servicio de “normativa y seguridad alimentaria” que nos permite tratar estos asuntos con toda la serenidad.
 

¿Ya han contemplado deslocalizar la planta de producción? ¿No le parece que así se lograrían importantes ahorros?

¡Nunca! Si bien vamos seleccionando en el mundo entero las mejores frutas y verduras para abastecernos, nuestro know-how, en cambio, se basa en los hombres. En nuestra planta de Valence en Francia, en la que se fabrican todos nuestros productos, tenemos siete certificadores que controlan y clasifican los lotes de materias primas que recibimos por categorías, con el fin de que, previa transformación, nuestros purés tengan una calidad organoléptica constante. Para capacitar a un certificador se necesitan años y esto sólo se logra estando al contacto con otros certificadores, como para los Compañeros artesanos. Al igual, a nivel de las líneas de producción, existen competencias reales que resultaría muy complicado y hasta imposible deslocalizar.
 

En la fecha Les vergers Boiron es el líder mundial de purés y coulis de frutas y verduras congelados: ¿Cuál es el secreto de este éxito?

Podría hablarle durante horas de nuestras gamas, cuya diversidad y amplitud es mucho más grande que las de nuestros competidores, porque esto claro que es una baza. Pero creo que lo que hace nuestra mayor fuerza, son nuestras convicciones, en particular, la exigencia de la calidad. Nuestro lema “cero defectos – 100% sabor” es el reflejo exacto de nuestra postura. ¿Un ejemplo? Ya ocurrió que tuviéramos una ruptura de stock para un producto porque tal año,  no nos parecía idónea la calidad de la fruta. Seguimos siendo una empresa familiar que lleva el nombre de su fundador  y actual Directivo, esto, sin duda, impone un alto nivel de exigencia. Y esto también significa que nos hallamos a largo plazo en una lógica de desarrollo y sostenibilidad y no en una lógica de oportunismo mercantil. Esto quizás sea nuestra mayor baza y explica a ciencia cierta nuestra posición de líder a nivel mundial.