Bar

SEGURIDAD ALIMENTARIA: PASIÓN POR LA FRUTA Y COMPROMISO POR UNA CALIDAD INDISCUTIBLE

SEGURIDAD ALIMENTARIA: PASIÓN POR LA FRUTA Y COMPROMISO POR UNA CALIDAD INDISCUTIBLE

La seguridad alimentaria es una de nuestras preocupaciones básicas desde que se fundó Les vergers Boiron. Desde hace 40 años, en toda la cadena, desde la normativa hasta la entrega, pasando por el cultivo y la transformación, obramos por cumplir con ella en todo momento.

Para obtener más información, hemos entrevistado a Christiane Garnier, responsable reglementación y seguridad alimentaria desde hace más de 17 años.

Les vergers Boiron cultiva la pasión por la fruta y la verdura y abastece a las más grandes casas en el mundo. ¿Se supone que la calidad y fiabilidad de los productos son criterios fundamentales?

Christiane Garnier: No se supone, es una realidad. Que empieza mucho antes del cultivo de las frutas y verduras. Por ejemplo, seguimos continuamente las normas sobre pesticidas por zonas geográficas. La más estricta pasa a ser la norma de Les vergers Boiron. En este contexto, somos capaces de anticipar problemas y procurar que ante nuestros proveedores apliquen las mejores prácticas.

En particular, procuramos forjar relaciones duraderas con ellos, son nuestros socios. ¡Rechazamos las compras “spot”! Seleccionamos con mucho esmero a nuestros proveedores que deben cumplir con nuestros pliegos de condiciones en cuanto a criterios de calidad, normas ambientales, seguridad alimentaria, desde el cultivo hasta la entrega. A cambio, cumplimos con nuestros compromisos. Esta relación de confianza también es un factor de prevención. Nuestros criterios son estrictos, pero responsables.

¿Entonces, es tan importante la trazabilidad?

Christiane Garnier: La trazabilidad es fundamental por naturaleza. En nuestra empresa, esta total. Desde el producto acabado, hasta mucho más allá de su entrega, podemos remontar la cadena hasta el insumo y todas las características de la producción: día, hombre, máquina, almacenamiento... Todo debe quedar identificado y trazable por si se produjera un incidente.

La trazabilidad es fundamental por naturaleza. En nuestra empresa, abarca toda la cadena de suministro.

La responsabilidad de la empresa es vender un producto inocuo. Comprobamos todos los lotes entrantes, sin excepción, para verificar que cumplen con nuestros pliegos de condiciones, y, en su caso, pueden ser rechazados.

Consultamos constantemente la base de datos europea, Rapid Alert System for Food and Feed, que registra todos los incidentes. Así pues, podemos decidir implementar un plan de monitoreo específico. Nuestros estudios y controles de riesgos son muy rigurosos. Analizamos los cuerpos extraños, riesgos bacteriológicos, riesgos fitosanitarios. Todos nuestros procedimientos se registran por escrito, se transmiten a todos, se comprueban y se confirman realizando ejercicios periódicos.

Así pues, la seguridad alimentaria abarca desde la llegada de la materia prima hasta el producto acabado. Además, sobre este tema, la independencia es una baza. Nosotros somos los que decidimos de los controles y procesos, el 100% adaptado a nuestro sector y sin defectos.

La seguridad alimentaria está inscrita en nuestro ADN.

¿Todos estos procedimientos impactan la calidad de los productos?

Christiane Garnier: No solo la impactan, la optimizan. Aguas arriba, asociamos nuestros proveedores a un enfoque de control global que incluye las prácticas de cultivo, recogida, etiquetado. Esto también se extiende a los servicios mediante controles visuales, organolépticos, fisicoquímicos. Además de una gestión de Alta Calidad Medioambiental y las certificaciones ISO 9001 e ISO 14001, nuestro centro de producción de Valencia (Francia) aplica el método HACCP (Hazard Analysis Critical Control Point) desde 1996. Capacitamos e involucramos a nuestro personal a diario.

Nuestros productos solo se comercializarán tras superar el conjunto de controles (puntos críticos, características organolépticas y físico-químicas, envases).

Uno no puede imaginarse, detrás de las variedades de fresas o frambuesas que proponemos, el compromiso de cada uno por ofrecer productos más saludables sin conservantes y que potencian al final lo natural y esencial de la fruta.

¿Y los clientes, son conscientes de los retos que suponen tales compromisos en cuanto a seguridad y calidad?

Christiane Garnier: Nuestros clientes son profesionales. Como nosotros, son conscientes de lo importante que son la vigilancia, el control, la trazabilidad y el seguimiento de las etapas de transformación de nuestros productos. Estas son las razones por las que confían en nosotros y son nuestros socios en materia de gestión de la calidad dado que se benefician de nuestros consejos de uso.

Cuando implementamos protocolos relacionados con la seguridad alimentaria, saben que es por puro respeto del producto y de los clientes. Compartimos juntos la pasión por la fruta y la verdura y la preocupación por una calidad indiscutible.






Junio 2013
NEWSLETTER
Newsletter

Innovaciones, actualidades, recetas…

Recibe nuestra newsletter dedicada a tu actividad.

¿En qué idiome desea recibir la newsletter My VB?